la fábrica
Es difícil sustraerse a la atracción que provocan los espacios fabriles abandonados que un día ebullicionaron de vida. Estos primeros cuadros están inspirados en las antiguas fábricas de papel de la pequeña localidad de Beceite, comarca del Matarraña (Aragón).

Solo quiero referir que en aquellos cuadros donde los edificios verticales están muy apiñados, estos asemejan a los lomos de los libros de mis bibliotecas y vanitas: creo que la pintura simplemente se maneja como puro acto pictórico -da igual pintar edificios que estanterías de libros- y no como un supuesto significado de la representación.